El Alumnado

 Nuestro centro es un centro público específico de educación especial. Esto significa que nuestro alumnado presenta unas necesidades especiales que no pueden ser atendidas en el marco de las medidas de atención a la diversidad de los centros educativos ordinarios, en tanto requiere determinados apoyos y atenciones socio-educativas y sanitarias específicas y especializadas derivadas de su grado de discapacidad y/o trastornos graves de conducta.

Aunque no hay dos alumnos iguales, todos tienen en común una serie de factores que deben ser tenidos en cuenta a la hora de desarrollar nuestro proyecto educativo :

  • La presencia de lesiones, disfunciones neurológicas y otras patologías (parálisis cerebral infantil, trastornos generales del desarrollo y trastornos del espectro autista, trastornos de hiperactividad y déficit de atención, trastornos graves del comportamiento, síndromes de baja incidencia, metabolopatías, trastornos degenerativos…) que interfieren significativamente en el proceso de desarrollo evolutivo en general y en particular en el proceso de enseñanza-aprendizaje.
  • La comorbilidad (coincidencia) de varios trastornos. En distintos grados todo nuestro alumnado presenta discapacidad psíquica/retraso mental asociado a otras discapacidades (sensoriales, motóricas, sociales, de autonomía…) Un elevado porcentaje del alumnado presenta además problemas orgánicos asociados (respiratorios, digestivos, cardiovasculares, inmunosupresiones, convulsiones…) que requieren el diagnóstico y la revisión periódica de especialistas, tratamientos farmacológicos permanentes y una atención médica diaria en el centro.
  • Nuestro alumnado, en general, presenta dificultades en varios de los siguientes ámbitos:
  • Desarrollo de la atención, percepción, discriminación, transmisión e interpretación de estímulos visuales, auditivos y/o táctiles, con pérdida de información o incapacidad para reconocer sus significados.
  • La emisión de respuestas, con un mayor tiempo de latencia entre la percepción del estímulo y la respuesta.
  • La movilidad, el control postural, el tono muscular, la coordinación visomotora, la interiorización del esquema corporal, el desarrollo y afianzamiento de la lateralidad, la motricidad gruesa y fina…
  • La comprensión y análisis de conceptos básicos de espacio-tiempo, cantidad, orden…
  • La memorización, el establecimiento de relaciones y significados mentales, la abstracción, la simbolización…
  • La comprensión de sensaciones, estados de ánimo y salud, sentimientos y emociones…
  • La comprensión y aprendizaje de normas y conductas adaptativas.
  • El control de impulsos y la autorregulación.
  • A lo largo de la vida de nuestros alumnos y alumnas son muchos los profesionales de distintos organismos y las instituciones que intervienen para su diagnóstico, seguimiento y tratamiento, con los que es necesario coordinarse.
  • Las familias, desde el momento en que se detecta el problema, necesitan apoyo y orientación en todos los ámbitos de la vida de sus hijos/as, debe ofrecerse también desde el ámbito educativo, siendo fundamental la comunicación  familia-centro.

 

Nuestro alumnado precisa por tanto de una respuesta educativa específica, de un proceso de enseñanza diferente que incluya:

  • Medidas excepcionales de acceso al currículum: eliminación de barreras arquitectónicas, mobiliario adaptado, en muchos casos personalizado, evaluación y atención multiprofesional.
  • Un currículo significativamente adaptado, en objetivos, contenidos, actividades, metodología, recursos…
  • Programas educativos, terapeúticos y preventivos específicos en materia de:
  • Comunicación oral, aumentativa o alternativa
  • Estimulación y educación sensoperceptiva
  • Fisioterapia y reeducación motórica
  • Salud buco dental
  • Corrección de trastornos alimentarios: pica, anorexias, bulimias, selección de alimentos…
  • Tratamiento de graves problemas de conducta
  • Promoción y desarrollo de habilidades sociales
  • Promoción de hábitos de vida saludables
  • Promoción de la integración social, ocio y tiempo libre
  • Orientación e integración laboral/ocupacional
  • Orientación y apoyo a la familia
  • Atención sanitaria en el propio centro (tanto en situaciones de emergencia como en el control médico regular, exploración y tratamiento tanto cuando enferman durante la jornada como cuando hay un agravamiento de los procesos crónicos que padecen, curas (escaras, golpes y caídas más frecuentes en alumnado con movilidad reducida,...), atención ante crisis epilépticas, aspiración de secreciones, hidratación, alimentación por sonda, cuidados diarios de la piel de la zona, administración de medicamentos…)
  • Atención socio-educativa complementaria, apoyo en las aulas y en los programas que en ellas se desarrollan, programas de alimentación, comedor, programas educativos de higiene y aseo personal, control de esfínteres, hábitos de autonomía, acompañamiento en los desplazamientos, movilizaciones, cambios posturales …
  • Orientación psicopedagógica a lo largo de todo el proceso de escolarización.
  • La coordinación con las familias y con otros profesionales e instituciones que intervienen en la vida de nuestro alumnado