La Comunidad Educativa

El Centro Público Específico de Educación Especial  "Jean Piaget" es de tipo específico en cuanto al tipo de alumnado que atiende, así como en la diversidad de personal que trabaja  en el mismo. Es el único de titularidad pública y el de mayor tamaño de los siete de estas características que existen en la provincia de Granada, lo que justifica tanto su amplia cobertura geográfica como la diversificación de recursos humanos, materiales y espaciales de que dispone, ofreciendo una amplia oferta educativa de escolarización para alumnado que abarca desde los afectados por graves plurideficiencias hasta los que pueden acceder a los Programas Formativos para la Transición a la Vida Adulta y laboral, ante sus posibilidades de acceso a la vida laboral.

El Centro se encuentra en una localidad de la vega, situada a pocos Kilómetros de Granada, en el término municipal de Ogíjares, lindando con el término de Armilla.

La población que atiende es muy variada, (la mayoría no reside en Ogíjares), procediendo de toda la provincia. Algunos de los domicilios de nuestro alumnado dista más de 50 km del centro. Todo el alumnado dispone de los servicios gratuitos de transporte y comedor. En el centro se dispone de 9 rutas de transporte. El estatus socio-económico y cultural de las familias va desde familias con un nivel medio-alto hasta familias con un nivel económico bajo, poca formación y escasos recursos, que precisan del apoyo institucional en muchos aspectos.

El medio socio-económico y cultural en el que se desenvuel­ve nuestro alumnado varía de unos casos a otros, como co­rresponde a un Centro de estas característi­cas. Podemos decir que tenemos alumnos y alumnas de casi todos los medios y ambien­tes: urbano, rural, agrícola, suburbios y zonas de actuación preferente.

Aunque la mayor parte del alumnado es de origen español, hay un grupo de alumnos extranjeros, cuya integración se ha producido de forma paulatina y con naturalidad, solventándose entre otros el problema del idioma y de las dificultades que por este motivo ha habido para la coordinación con algunas familias.

En el centro se imparten clases de religión católica a los alumnos y alumnas cuyas familias lo solicitan, actualmente más del 60 %,  siendo el carácter del centro laico, dada su condición de centro público. En este sentido nuestro centro pretende educar en el respeto de los derechos y libertades fundamentales, en la igualdad de derechos y oportunidades entre hombres y mujeres y en la igualdad de trato y no discriminación por razón de sexo, raza, religión o discapacidad.

Un grupo de alumnos y alumnas del centro residen, por distintas razones, de lunes a viernes en una residencia escolar infantil subvencionada por la administración educativa. Este centro se encuentra en el cercano municipio de Cajar. La coordinación con los responsables del mismo cobra una importancia fundamental para el adecuado desarrollo de nuestro alumnado.

El trabajo y la acción tutorial con padres y madres, presenta una serie de dificultades, que se van intentando solventar en la medida de lo posible, aunque no en todos los casos se ha conseguido aún. Para la implicación activa de las familias debemos hacer un esfuerzo en nuestra forma de comunicación con ellas, flexibilizándola para mantener la de aquellas familias cuya respuesta es positiva (sobre todo familias con hijos pequeños) y fomentando mediante distintos cauces la participación de aquellas familias menos colaboradoras. Hay una serie de factores que indudablemente repercuten en la falta de comunicación directa (asistencia a reuniones, tutorías, talleres para padres…):

- La distancia entre el Centro y el domicilio familiar.


- Las dificultades de transporte en muchos casos.

- La tutela particular del alumnado que vive en residencias infantiles o con otros familiares distintos a sus padres y madres.

- La falta de información sobre las posibilidades educati­vas del alumnado con minusvalías.

- Las bajas expectativas sobre el desarrollo, la educación y la integración social de este alumnado.

- La dificultad que supone dejar en casa o a otras personas el hijo o la hija deficiente y/o a otros hijos/as pequeños/as para asistir a las reuniones. (Aunque el centro organiza la asistencia de cuidadores/as).

- Los horarios coincidentes con la jornada laboral de los padres.

- La relativa importancia que por parte de algunos padres y madres se da a la asistencia a reuniones, entrevis­tas,... del Centro.

A pesar de estos factores, las familias del alumnado más pequeño tienen una mayor frecuencia de visitas al Centro que las de los mayores.

Lo que sí es común a la gran mayoría de padres y madres, es la preocupa­ción por el futuro de sus hijos y la falta de opcio­nes al terminar la etapa de escolaridad.

En conexión con lo anterior están las dificultades en relación del Centro con el entorno. Una serie de factores, como el carácter comarcal del Centro, la dispersión de responsabilida­des instituciona­les o la poca consideración de la Educación Especial con respecto a los circuitos normales de la educación ordinaria, determinan un gran descono­cimiento del trabajo y la actividad que en él se desarrollan. Y esto, traducido en falta de información, de incidencia y de relación, se agrava cuando nos referimos a otros ámbitos, tanto educativos (centros ordinarios o de integración de la zona, la provincia,...) como de otra índole (servi­cios sanitarios, municipales,...) y Ayuntamien­tos de los que proceden el alumnado.