Lo que pretendemos

Es indudable que los alumnos y alumnas con discapacidad comparten las finalidades de la educación escolar para el conjunto del alumnado del sistema pero al mismo tiempo también es cierto que es preciso considerar la complejidad de los cambios evolutivos y educativos que están en la base del desarrollo excepcional y averiguar cómo contemplarlos en su proceso de escolarización.

El proceso de escolarización básico de estos alumnos/as tiene como objetivo fundamental diseñar y ofrecer experiencias para que el alumnado pueda desarrollarse de forma global. Definir el horizonte de las finalidades educativas en esta perspectiva contribuye a alejarse de un concepto restringido de escolarización que identifica escolarización con instrucción.

En nuestro centro la escolarización debe orientarse hacia determinadas metas y motivaciones que están mediatizadas por el excepcional funcionamiento y organización de la vida mental y social de los alumnos y alumnas, así como por sus estados emocionales y de salud. Es por eso que dada la diversidad de nuestro alumnado pretendemos ofrecer una amplia oferta educativa de escolarización que va desde los afectados por graves plurideficiencias hasta los que pueden acceder  al mundo del trabajo a través de los Programas de Formación para la Transición a la Vida Adulta y laboral.

En todos los casos el propósito fundamental en el proceso de escolarización de  nuestro alumnado es optimizar su desarrollo a través de experiencias ajustadas a sus posibilidades y necesidades

Teniendo esto en cuenta, así como las características de nuestro alumnado, de las familias, del centro y de su entorno, y la legislación vigente (Ley Orgánica 2/2006 de 3 de mayo), hacemos nuestros las siguientes fines, como eje vertebrador del proyecto educativo de nuestro centro:

  • Promover el bienestar del alumnado, lo que tiene como condición fundamental saber cómo contactar con él y entrar en su mundo. Antes de estimular, enseñar, corregir, eliminar y/o modificar cualquier aspecto en la persona pluridiscapacitada, es necesario primero entender su mundo singular. Buscar vías y caminos hacia el interior de la persona y a partir de aquí, intentar establecer una relación empática, para poder realizar el difícil camino del desarrollo juntos.

 

  • Asegurar una oferta educativa amplia, equilibrada y relevante que para cada caso otorgue prioridad a todo lo que se ajuste a las necesidades y demandas del alumnado, sin olvidar los objetivos generales del sistema educativo que, en la medida de las posibilidades de cada uno,  hemos de procurar alcanzar.

 

  • Potenciar al máximo todas las capacidades individuales y sociales de los alumnos y alumnas del centro, sea cual sea su punto de partida, a través de la acción educativa planificada, intencionada, sistemática y controlada.

 

  • Atender de forma prioritaria la comunicación (procurando ofrecer a todos y cada uno de nuestros alumnos un sistema de comunicación que le permita intervenir en mayor o menor medida en la realidad que le rodea y tomar decisiones sobre su propio proceso de aprendizaje y sobre su propia vida),  y la autonomía (procurando que nuestros alumnos y alumnas alcancen el mayor grado de autonomía posible, acompañándolos y apoyándolos en todo aquello que sea necesario pero permitiéndoles hacer por si solos todo aquello que sean capaces de hacer).

 

  • Propiciar la adquisición, por parte de cada uno de nuestros alumnos/as de competencias, destrezas y habilidades que les faciliten la adaptación no sólo a la realidad inmediata en la que se desenvuelven sino también a exigencias futuras y que les posibiliten para la intervención en el medio social, cultural y natural y el acceso a aprendizajes progresivamente más complejos, así como la integración en el mundo laboral cuando sea posible.

 

  • El marco de colaboración con las familias es en relación a nuestro alumnado condición indispensable para producir cambios en su vida personal y social. Es importante diseñar el entorno para poder realizar un trabajo de acompañamiento a los padres, de manera que confíen en el equipo que trata con tacto a su hijo/a.

Nos es imprescindible para conocer y acercarnos a la realidad de los alumnos y alumnas contar y darle valor a las aportaciones y opiniones de la familia o tutores. El entorno educativo debe tender cada vez más a organizarse y estructurarse como un contexto de desarrollo articulado y vinculado al contexto familiar.

 

  • Potenciar la coordinación entre los distintos profesionales que trabajan con un alumno o alumna en concreto y entre todos los profesionales que trabajan en el centro .

 

El proyecto educativo del Jean Piaget asume que la educación ha de ser una experiencia global y en consecuencia está orientada a que nuestro alumnado, con la mediación indispensable de maestras, maestros, educadoras, monitoras, fisioterapeutas, equipo médico, orientadoras, personal no docente, gestores educativos y por supuesto los padres, adquieran cuatro aprendizajes fundamentales que, en su conjunto contribuyen a su desarrollo integral como personas:

  • Aprender a conocer
  • Aprender a hacer
  • Aprender a vivir juntos
  • Aprender a ser

 

CONOCER

 

Este tipo de aprendizaje articula los demás aprendizajes y es a la vez un medio y un fin.

Un medio: para acceder al mundo que le rodea.

Un fin: el placer de descubrir y comprender para desenvolverse de forma cada vez más autónoma.

HACER

 

Aprender a utilizar funcional y significativamente lo que se aprende y se conoce acerca de sí mismo, del entorno, de los demás y de las formas comunicativas y expresivas para intervenir en el medio con los mínimos apoyos necesarios en cada caso.

VIVIR JUNTOS

 

Desarrollar actitudes relacionadas con los valores sociales propios de una sociedad abierta, plural, multicultural, conviviendo y aprendiendo con los otros y de los otros.

COMO SÍNTESIS DE LOS TRES APRENDIZAJES ANTERIORES

 

 

 
 

APRENDER A SER

Desarrollo integral en todos los ámbitos:

*   Personal: cuerpo y mente, inteligencia y sensibilidad, creatividad, autonomía y sentimientos.

* Social: actitudes de inserción y cooperación en grupos sociales cada vez más amplios, complejos y enriquecedores.

 

 

 

 


 

 

 

 

 

Para el desarrollo del  Proyecto Educativo de nuestro Centro, consideramos tres pilares fundamentales estrechamente interrelacionados, de tal forma que la conceptualización de uno modifica sustancialmente a los otros:

• En primer lugar definimos el Modelo de Persona que, de acuerdo con los condicionantes físicos y sociales, así como los intereses que nuestra Comunidad Educativa demanda, se pretende educar en el Centro.

• En segundo lugar, y en función del Modelo de Persona diseñado, definimos el Modelo Pedagógico que el Centro debe diseñar y desarrollar para así conseguirlo.

• En tercer y último lugar, concretamos el Modelo Organizativo que es necesario implantar en el Centro para eficazmente alcanzar lo previsto en los ámbitos de actuación anteriores.

 

Modelo de persona:

* Capaz de sentir la propia vida y vivenciar el desarrollo.

* Capaz de vivenciar el entorno con seguridad y confianza.

* Capaz de establecer una relación de comunicación con los demás satisfactoria y útil.

* Capaz de desarrollar un ritmo propio de aprendizaje con sentido y significado para crear la vida propia con la mayor autonomía posible.

* Capaz de autorregular el comportamiento y adecuarlo a las normas sociales que rigen la convivencia y la interacción social procurando el bienestar propio y el de quienes le rodean.

*  Educada integralmente, según sus posibilidades físicas, intelectuales, afectivas, sociales y morales.

* Participativa e integrada en el entorno social y cultural, respetuosa y defensora del medio ambiente natural y cultural.

* Que sienta gusto por el trabajo bien hecho, que tenga asimilados hábitos intelectuales, sociales  y de trabajo.

 

El Modelo Pedagógico que se pretende desarrollar en nuestro Centro: Para conseguir educar a personas según el modelo anteriormente definido nuestro Centro tiene que:

* Ser motivador y transmisor de un ambiente afectivo positivo en el que el trabajo y el esfuerzo sea positivamente valorado.

* Favorecer la autoestima, valorando tanto los éxitos como reflexionando los fracasos.

* Posibilitar actuaciones personalizadas según las características individuales del alumnado de acuerdo a una metodología activa, participativa y dirigida.

* Basarse en una evaluación continua que aplique criterios formativos que tengan en cuenta las capacidades y necesidades individuales, así como el asesoramiento e intervención, en su caso, de los distintos recursos del centro (orientación, médica, fisioterapia, …)

* Desarrollar actuaciones encaminadas a la atención psicopedagógica tendente a la integración, a la orientación educativa y a la acción tutorial encaminada a conseguir una buena y positiva comunicación tanto con el alumnado como con sus familias.

 

 

Si pretendemos educar de acuerdo a los modelos de persona y pedagógico que se han definido en los apartados anteriores, debemos en consecuencia, tender a crear una estructura organizativa que:

* Se desarrolle dentro de un ambiente de autonomía pedagógica que posibilite la investigación y la experimentación.

* Sea flexible, coordinada y revisable democráticamente encaminada a facilitar la aplicación metodológica prevista, según criterios de efectividad y en función de lo que lógicamente  parezca más conveniente para nuestro alumnado, a través de reuniones de los equipos de ciclo con coordinadores y coordinadoras y a su vez del ETCP, de acuerdo a las orientaciones colectivas consensuadas y acordadas por el Claustro de Profesorado.

* Permita el uso correcto, coordinado y eficaz de los espacios e instalaciones del Centro.

* Que esté impregnada de un sentimiento en el que a través de la solidaridad, coordinación, tolerancia, responsabilidad compartida, respeto a los demás, aceptación y uso de la crítica constructiva, nos haga conscientes de que "todos estamos en el mismo tren e implicados en la misma tarea".